Crisis

11/11/2015 – 17/11/2015
Curaduría: Lena Szankay

14 fotógrafos que han asistido al taller “Del Pensamiento a la Imagen” coordinado por Lena Szankay durante el 2014.
Ana Rodríguez Baños, Beth dos Santos, Ce Leon, Christian Díaz, Eugenia Guiñazú, Fiorella Di Biase, Florencia Reta, Julia Ramos, Leticia Bernaus, Manuel Fernández, Marcela Serantes, Pamela Eleod, Romina Fae, Susana Gascón.

CRISIS, ¿QUE CRISIS?

Si alguien recuerda la foto de la tapa del disco de la banda británica Supertramp que llevaba como título “Crisis, qué crisis?” de 1975, se acordará de la imagen de un hombre joven en malla, en una terraza, con un drink y un diario apoyados en la mesa debajo de una sombrilla haciendo caso omiso al entorno: un paisaje industrial desolado, gris y humeante de gases tóxicos….

Desde ese lugar, la gráfica del disco aludía tanto así a los tiempos atravesadas por políticas oscuras, al despertar de la consciencia sobre el medio ambiente y el temor ante la siempre latente guerra nuclear y al hombre negador, la del necio, la del que no quiere ver o aceptar la realidad objetiva.

A si mismo, la imagen de un ser humano que sigue, pese a todo, tratando de poder disfrutar su vida o que,encuentra lo bello en lo trágico o sabe hacer de la desgracia, una virtud.

Encuentro un paralelo simbólico entre esa imagen con la situación de la fotografía actual. ¿Cómo puede sobrevivir un fotógrafo en un mundo en el que por cierto, cualquier persona puede serlo y donde la cantidad de imágenes producidas anualmente son incontables? Sobre todo, ¿qué distingue a un autor de otro, cuando nada de lo que se produce o muy poco, puede ser original, o aportar algo nuevo?

Por mi parte, creo que lo que aquí se plantea es un retorno al instrumento. El fin justifica los medios. La fotografía como elemento de investigación de la propia psique, la de nuestros cercanos, como indagatoria del propio conflicto.

Esta muestra aborda temas universales y personales como ser la intimidad, la pérdida de seres queridos, nuestra incapacidad por encontrar un lugar en el mundo, la familia como núcleo, el ser a la vez hijo y ser padre, esos universos tan infinitamente pequeños que se reproducen por doquier, en Argentina como en otros puntos del planeta. También los paisajes externos como metáforas de nuestros estados de ánimo, o la naturaleza como suplemento de un ideal.

Se suele decir: “Lo que vale es el camino, es el proceso”. Y estos autores han decidido indagarse, han volcado la atención hacia dentro y no hacia el suceso o el evento. Eso los une en una producción, genuina y autentica por su sinceridad y su adrede falta de espectacularidad. Son trabajos fruto de un resultado de un tiempo de introspección que arroja mas preguntas que respuestas. Pero, vamos, si las crisis no tienen ese fin, ¿sino cual? Y la fotografía que siempre acompaña….

Lena Szankay