Vero Gatti: Hábitat

02/10/2012 – 28/10/2012
Curaduría: Agustín Jais, Sonia Basch, Manuela Trujillo, Martina Amiras.

HÁBITAT propone un ejercicio de intimidad y exploración: Vero Gatti se interna en la sala para transformarla en su hábitat natural. Entre casa y ecosistema, la artista abre su mundo íntimo y desgrana los elementos esenciales de su labor para reconfigurarlos en nuevas posibilidades, apenas anticipadas en su residencia en la School of Visual Arts de Nueva York hace pocos meses.

Además de exhibir una gran cantidad de dibujos de técnica mixta, serigrafías y una instalación site-specific (mundos para ver con lupa, niños interiores, pequeña poesía y otras exquisiteces visuales), HÁBITAT ofrece la posibilidad inédita de explorar las decenas de cuadernos de dibujos, notas e intimidades de Vero. Miles de hojas que dan cuenta de un proceso explosivo de crecimiento y libertad creativa, desde su adolescencia hasta la actualidad, y permiten recomponer el proceso que la lleva desde los primeros bocetos hasta libros o serigrafías.

*

Detalle, tallado, perla / Agustín Jais

Para la diseñadora e ilustradora Vero Gatti, HÁBITAT funcionó como ejercicio de
intimidad y exploración. Vero se propuso transformar la sala en su hábitat natural.
Pero, ¿qué es lo natural de uno, qué es lo propio?
Cada vez que tiene una idea, así sea caminando en la calle, Vero la graba con su celular.
En esos audios espontáneos, se reere a “lo especíco de una persona”, aquello
que la hace diferente a las demás, como “sus detalles, su tallado”.
Para Vero, que habita un mundo donde idea e imagen son casi la misma cosa, la clave
está en el detalle. Por eso, en HÁBITAT se propone hacer visible aquellos que la constituyen.
Sus mundos para ver con lupa (o más bien, en palabras de G. Didi-Huberman,
para ver con los ojos cerrados), sus tesoros; algunos de los cuales, se puede ver en el
baúl, han evolucionado, desplegado alas y metamorfoseado, y otros (la caligrafía y
con él el juego con el lenguaje, la denición de una paleta como punto de partida, los
rasgos infantiles de sus guras humanas) aparecen y reaparecen como íconos constantes
de sus intereses y su producción.
Ya hace varios años que la artista tiene una idea-dibujo recurrente: un personaje de
cuya cabeza sale un mundo de tramas, elementos, colores, una enredadera de
elementos que, en clave poética, propuso identicar en una de las paredes de la sala.
Pero el uso del término “elementos” no es casualidad. Vero dicta (primero para chicos,
ahora también para adultos) el “Taller de inventores de mundos”, donde los participantes
tienen que desplegar a través de ideas y dibujos un universo fantasioso regido
por una lógica interna. La clave de esta lógica está en las clases dedicadas a congurar
una tabla periódica con los elementos que después combinarán para formar
geografías y seres. En su mente de diseñadora, el mundo-enredadera nunca se va de
las manos, porque siempre tiene aquello a lo que recurrir…
Este acto de desgranar los elementos esenciales de su labor podría interpretarse
como una armación de un estilo, y de un modo de ser. Y es cierto, HÁBITAT tiene
mucho de ello. Pero al mismo tiempo se advierten ya, al menos en forma incipiente,
nuevas reconguraciones. Apenas unos meses atrás, la artista participó de una residencia
en la School of Visual Arts de Nueva York. Su estadía en esa escuela y esa
ciudad dio lugar a gran cantidad de dibujos, serigrafías, patterns, pero sobre todo,
alteraron la composición particular de sus elementos en formas que recién empieza a
entrever. La apuesta de Matienschön fue servir como un espacio de desarrollo y crecimiento
a través de la colaboración , con una mirada en las producciones pasadas y
otra en la exploración de nuevas posibilidades.